¿Qué es twelve minutes?

Twelve Minutes es un juego de acción tipo point & click. En él debes resolver un misterio en un tiempo y espacio limitados, echando mano de todos los recursos que encuentres y de la información que vayas recopilando en cada partida.

TwelveMinutes6

Cuentas con 12 minutos para evitar que una desafortunada secuencia de acciones lleve al personaje principal y su esposa a ser aprehendidos, golpeados e incluso asesinados.

Esto sucede en tiempo real. Sin embargo, puedes hacer saltos temporales una vez que descubres ciertos requisitos y situaciones. Incluso hay objetos que te harán dudar y repensar el concepto del tiempo, al interior de lo que plantea el videojuego.

Jugabilidad

El juego está orientado a la exploración del espacio en que te encuentras (en este caso, el departamento de los protagonistas). Pero de igual forma constantemente te invita a indagar en la narrativa, las diferentes interacciones con los personajes, el orden en que se desencadenan los hechos e incluso en temas filosóficos y existenciales.

TwelveMinutes3

Desarrollo

Este juego fue desarrollado por Luis Antonio, un creador independiente entre cuyos trabajos más destacados se encuentra el arte del grandioso The Witness, un juego ya de culto y clásico instantáneo en el género de juegos de acertijos.

Twelve Minutes es lanzado gracias al apoyo de Annapurna Interactive. El mismo estudio detrás de la publicación y distribución de What Remains of Edith Finch, Flower, Journey, Sayonara Wild Hearts (juego que también desarrollaron). Éxitos que en años recientes han tomado por sorpresa a la industria del gaming, por su fresca propuesta y su alto cuidado estético.

TwelveMinutes4
TwelveMinutes1

Visualmente, Twelve Minutes quizás no sea su trabajo más llamativo. Pero la cámara cenital le otorga un aura de cierto misterio e invita al jugador a interactuar con los distintos elementos dispuestos en los escenarios.

Debido a esta decisión en el diseño, este videojuego también exige cierta agudeza en la observación para no dejar pasar secretos que (en algunos casos), son necesarios para seguir adelante en la historia y desbloquear múltiples desenlaces.

Narrativa

En Twelve Minutes no nos encontramos ante un juego completamente lineal. Aquí se explora la idea del loop temporal y el hecho de vivir una y otra vez el mismo día y las mismas situaciones.

Esto se vincula de forma intertextual con otros productos culturales, como el caso de El día de la marmota (película a la que el juego hace referencias directas y otros guiños más sutiles) o Memento (con la cual comparte la estructura fragmentada del relato)

TwelveMinutes2

En cada nueva vuelta, o cada “loop”, irás descubriendo nuevos elementos que irán haciendo la trama cada vez más compleja. Desembocando en finales completamente diferentes, que varían dependiendo de tus decisiones e incluso del orden en que sigas algunas secuencias de actos.

TwelveMinutes5

Diseño sonoro

El apartado sonoro también es sumamente interesante e incluso la música que sale de un pequeño radio se puede convertir en algo que es aprovechado en la trama. También contamos con las actuaciones de voz de Willem Dafoe, James McAvoy y Daisy Ridley. Lo que otorga una gran calidad en las interpretaciones y nuevamente pone en relevancia la inspiración que tiene este juego en el cine, teniendo actores de primer nivel a la cabeza del proyecto.

TwelveMinutes

Si te gustan los videojuegos que proponen una experiencia única, alejada de fórmulas y en donde tu atención en los detalles se ponga en juego para resolver misterios y encontrar secretos: Twelve minutes es para ti.

Actualmente se encuentra disponible en Steam y en el ecosistema de Xbox, incluyendo el game pass. A continuación te dejamos el tráiler.

No olvides revisar todo el contenido que tenemos para ti en la revista digital, como la opinión que escribió Alexia sobre el grandioso Cuphead. De igual forma te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales, Facebook y YouTube, para saber más sobre este apasionante mundo del gaming.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •